20 recomendaciones para perder peso

recomendaciones para perder pesoNo solamente por motivos de estética, por motivos de salud también es importante tener y mantenerse en el peso ideal. Lo primero que hay que hacer es tomar la decisión firme de bajar de peso y quitarse de la cabeza la idea de que esto implica matarse de hambre o pasarse muchas horas en el gimnasio. Solo hay que mejorar ciertos hábitos y ser un poco más activa.

1.- Acude con un nutricionista para que te haga la planeación de una dieta personalizada. La dieta que se siga debe permitir perder peso de manera gradual y en forma definitiva, por lo cual hay que ir bajando poco a poco.

2.- Duerme bien y bastantes horas para poder para bajar de peso. Según varios estudios, las personas que duermen menos de 7 horas tienden a tener más peso por los siguientes motivos: más estrés, se sienten más cansados y tienen menos energía para hacer ejercicios o cualquier otra actividad; consumen más grasas, azúcares y carbohidratos; además altera el metabolismo y frena la cantidad de calorías que se podrían quemar. Es necesario dormir mínimo 7 horas cada noche, según lo que necesites, esto hará que tengas más energía, que se te antojen mucho menos los alimentos altos en calorías y que tu cuerpo funcione mejor

3.-Haz cinco comidas al día: un desayuno nutritivo, una colación saludable a media mañana (por ejemplo yogurt con fruta o algunos frutos secos), la comida, una merienda a media tarde (igual de saludable que la colación) y la cena que sea ligera (como un cereal por ejemplo). Esto ayuda a quitar la ansiedad de estar picando entre horas, reduce los antojos y sobre todo acelera el metabolismo para quemar calorías, puesto que el organismo no siente que puede haber escasez y no las almacena. Y entre la cena y el desayuno en la mañana no deben pasar más de 12 horas como máximo.

4.- “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo”. Durante el día habrá más energía; y por la noche, con una cena ligera, habrá menos calorías que no se quemarán y un mejor descanso. El desayuno en la mañana no significa que tenga que ser en demasía o un atracón, pero sí rico en proteínas y vitaminas y la cantidad suficiente (que es cuando alguien ya se siente satisfecho pero no demasiado lleno).

5.- Come despacio, con calma. La sensación de que estamos llenos llega unos 20 minutos después de cuando ya lo estamos realmente, así que por ese motivo podemos llevar al estómago más de lo que necesitamos.

6.- Reduce las porciones de comida pero come en platos pequeños, con lo que se hará la ilusión de comer más.

7.- Controla la ansiedad de comer entre horas. Puedes recurrira una gelatina light, una bebida dulce baja en calorías o masticar un chicle también bajo en calorías. Llénate de actividades que te distraigan y entretengan como leer, llamar por teléfono a una amiga, resolver crucigramas, en fin. O para calmar un antojo de algo en especial date permiso para una probadita o una pequeña cantidad, pero deja que pasen antes 20 minutos mientras haces otra cosa y lo más probable es que el antojo ceda (si no cede que sea solo un poquito).

8.-Cada vez que tengas ganas de picar entre horas y se te antoje mucho un alimento muy grasoso o azucarado, y no solamente una probada, piensa “sabe mucho mejor estar delgada”, “se me antoja más estar delgada” o “mucho mejor es estar en mi peso ideal”, y coloca letreros en el refrigerador y en la alacena. Puede funcionar si pones la fotografía de una persona con sobrepeso al lado de otra delgada.

9.- No comas mientras ves la televisión o estás frente a la computadora, es fácil comer de más.

10.-Evita el azúcar, los refrescos, alimentos que contengan mucha sal o altos en sodio, harinas refinadas, aderezos cremosos y grasas saturadas. Para todo hay mejores opciones. Prefiere los jugos de fruta natural, la leche light o descremada, la harina integral, y en cuanto a quesos opta por el panela y el fresco. El aceite de oliva o el vinagre son aderezos con menos calorías.

11.-Para cuando tienes sed, el agua natural es mejor que cualquier otra cosa. En cuanto a cantidad no todo mundo tiene las mismas necesidades, y mucho tienen que ver tus actividades y el clima. No te fuerces a un determinado número de litros al día pues el agua también se encuentra en otras bebidas y alimentos que consumes. Y en la mañana, antes de tomar o comer cualquier cosa, que sea agua lo primero que llegue a tu estómago.

12.-Toma el agua fría de preferencia, esto hace que el cuerpo gaste más energía al ponerla a la temperatura corporal.

13.- Si alguien alguna vez te regala un dulce, un chocolate o te invita a comer algo alto en calorías o a una fiesta no tienes que negarte ni decir que estás a dieta, pero come poco, y esto será solo de vez en cuando (si es con frecuencia niégate) y después págalo con más ejercicios o moderándote al día siguiente.

14.- Toma nota de todo lo que comes durante el día, eso también ayuda a concienciarte. Desde la mañana hasta la noche.

15.-Acostúmbrate a revisar las envolturas y empaques con la información nutrimental de lo que comes y los porcentajes diarios que se necesitan, fijándote sobre todo en el sodio, azúcares y grasas, te será más fácil medirte y podrás hacer comparaciones. Recuerda que la información nutrimental refleja el contenido de una porción estándar y no de todo el paquete o botella.

16.- Si alguna vez vas a un restaurante, en varios de ellos suele haber opciones en el menú que son bajas en calorías.

17.-Consume fibra en polvo diluida en agua antes de las comidas principales, te ayudará a llenarte más rápido y eliminar calorías.

18.- Procura cocinar con aceite de oliva, este controla los niveles de colesterol y de azúcar en la sangre. Y cualquier alimento pasado por aceite se puede poner sobre una servilleta de papel para que absorba el exceso.

19.-Prefiere mejor el pescado a cualquier otro tipo de carne, es rico en Omega 3 y este reduce los también los niveles de colesterol. Otras carnes que puedes consumir son pollo no frito y pavo.

20.- Es necesaria la actividad física durante el día y programar al menos media hora diaria de ejercicios. Subimos de peso cuando consumimos más calorías de las que gastamos y los ejercicios ayudan a quemar grasa y a disminuir el estrés. También puedes ejercitarte mientras haces tus actividades cotidianas: usa las escaleras en lugar del ascensor, busca maneras en que tengas que caminar más, sube los escalones de dos en dos, saca a pasear al perro, quema calorías con los quehaceres domésticos.

Si te ha gustado el artículo, ayúdame haciendo click en el +1 de Google Plus o en el Me Gusta de Facebook que están por aquí debajo. Gracias 😉
[anuncio1]

Déjame tu comentario