dietas para bajar de peso

Tipos de dietas para bajar de peso

dietas para bajar de pesoEl estilo de vida actual, con tantos alimentos industrializados, tecnología y máquinas que evitan la actividad física favorece como nunca antes la obesidad.
Y ahora que se busca sobre todo lo inmediato a toda costa suelen buscarse fórmulas y recetas mágicas para perder peso con rapidez: bebidas, cremas, fajas, zapatos, pastillas, todos ellos de dudosa eficacia.
También se busca bajar de peso con dietas, pero muchas de las que se hacen populares son desequilibradas, no proporcionan al cuerpo todo lo que necesita y son potencialmente peligrosas, además de que es frecuente el “rebote” y volver a subir de peso una vez que se dejan.
Una dieta para bajar de peso debe ser revisada por profesionales, adaptada a cada persona y sostenible en el tiempo, junto con buenos hábitos y estilo de vida saludable. Lo mejor es acudir con un nutriólogo para hacer una dieta especial para ti.

TIPOS DE DIETAS INEFICACES
Las basadas en combinaciones restrictivas de alimentos. Además del efecto rebote también ocasiona alteraciones digestivas.
Las que eliminan grupos enteros de alimentos y se basan ya sea en comer puras proteínas, o puros carbohidratos, o puras frutas o solo una fruta en particular, o puras grasas (como las cetogenicas), o solo un tipo de alimento. Con esto hay una respuesta del organismo que ayuda a bajar de peso, pero ocasiona trastornos metabólicos y digestivos..
Muy bajas en calorías. No hay variación en el tipo de alimentos que se consumen y eso priva al cuerpo de nutrientes esenciales. Además, el consumo sugerido en calorías para una persona promedio es de unas 2000 diarias, pero aún si se está tratando de bajar de peso la ingesta de calorías tampoco debe ser menor a 1500 por día, solo debes suprimir 500. Hay que tomar en cuenta que las calorías son energía después de todo, solo que esta debe quemarse para que no se almacene.
Consecuencias.
Estas dietas pueden ocasionar alteraciones metabólicas, deficiencias en vitaminas y minerales, trastornos intestinales y digestivos, incluso trastornos emocionales y volver a subir de peso otra vez.
Las dietas deben ser balanceadas y sin suprimir los tres tipos de alimentos básicos: 1) frutas y verduras variadas, 2) cereales y 3) alimentos con proteínas como productos animales y leguminosas.
Ningún régimen para bajar de peso debe ser drástico y riguroso, nos puede perjudicar la falta de variedad en la alimentación.
Tampoco se debe suprimir una comida del día, ya que contrario a lo que se piensa eso hace subir de peso porque con ayunos prolongados el cuerpo acumula las calorías al no saber cuando se le volverá a dar alimento..
LA DIETA DE LOS PUNTOS
También existe la llamada “dieta de los puntos”, en la cual se le asigna un valor en puntos a cada alimento según su aporte calórico, y nuestro peso corporal determinaría la cantidad de puntos diarios que hay que comer distribuidos a lo largo del día. En esta dieta nada está prohibido, se puede comer y beber de todo, lo cual la hace muy atractiva. Solo no hay que pasarse dela cantidad de puntos diarios determinada, para lo cual existen tablas y se toman en cuenta también las cantidades.
Esta dieta de puntos puede funcionar para bajar varios kilos en unos cuatro meses, pero es muy fácil caer en un régimen desequilibrado suprimiendo los alimentos más saludables. Es como estar comiendo puntos sin fijarse en el aporte nutritivo o en la calidad de lo que se ingiere, ya que equipara en puntos a alimentos muy diferentes entre sí (como agua natural y soda de dieta por ejemplo, y un solo postre sin valor nutricional pudiera tener gran cantidad de los puntos del día). A menos que la lleven a cabo personas que estén conscientes de una alimentación equilibrada. Por otra parte, no toma en cuenta las necesidades nutricionales individuales. Solo si en esta dieta se lleva un registro y es revisada con frecuencia por profesionales de la salud podría dar resultado.
“ALIMÉNTATE SANAMENTE Y HAZ EJERCICIO PARA BAJAR DE PESO”
Es el consejo clásico, pero parece que va para largo y casi toda la gente busca una manera más rápida y pretenden bajar varios kilos en una semana, y si se pudiera buscarían bajarlos de un día para otro. Solo que es peligroso para la salud bajar varios kilos en poco tiempo y el cuerpo tiene que acostumbrarse poco a poco a esa pérdida de peso para lograr mantenerse así.
Los médicos y nutriólogos recomiendan bajar entre medio kilo a un kilo cada semana, o bien, hasta el 1% del total del peso corporal. Por ejemplo si pesas 80 kilos con bajar 800 gramos por semana estaría bien.
A veces puedes ceder a tus antojos, pero solo una galleta. El privarse totalmente de algo solo ocasiona que se antoje más y existe más posibilidad de que se interrumpa la dieta. En un plan sugerido por un nutriólogo pudieran incluirse algunos de esos alimentos que más te gustan y se te antojan, pero en cantidades moderadas y como parte de la dieta, así que manifiéstale eso. Si te saliste un poco del régimen solo vuelve a retomarlo pero nunca lo abandones, comienza otra vez.
Haz cinco comidas al día, esto acelera el metabolismo para bajar de peso y reduce los antojos. Se trataría de desayuno, colación, comida, merienda y cena. Entre una comida y otra no deben pasar más de cuatro horas, pudieran ser solo tres.
La dieta no funciona del todo sin ejercicio, y viceversa. Son complementarios. Por lo menos camina media hora diaria, aunque también hacen falta ejercicios para tonificar los músculos.

DIETA GENERAL PARA BAJAR DE PESO
Un nutriólogo puede diseñar un plan exclusivo para ti tomando en cuentas tus actividades, tus propias necesidades, lo que te gusta o no y también que tanto necesitas bajar pues no es lo mismo 10 que 20 kilos o más.
• Reduce las cantidades y procura comer en platos pequeños.
• Muy importante: disminuye de manera considerable el consumo de azúcar, grasas y sal.
• Come más frutas, cereales, vegetales y fibra. Las papas con moderación.
• Carbohidratos como arroz integral, avena integral, y con moderación harina de trigo integral.
• Consume las grasas buenas que contienen el aceite de oliva, los frutos secos y todo lo que tenga Omega 3.
• Incluye productos lácteos descremados y bajos en calorías.
• Entre las carnes consume pechuga de pollo, pechuga de pavo, pescado y atún.
• En general busca todo lo que sea bajo en calorías (y toma en cuenta que cuando se habla de algo ligero o rebajado no siempre se refiere a que sea bajo en calorías. A veces quiere decir que está rebajado en grasa pero no en azúcar, o viceversa).
• De postre puede estar permitida gelatina light y lo que no tenga azúcar ni grasa saturada.
Bebe agua y té todos los días, sin azúcar o con sustituto de azúcar.
• Empieza a hacer ejercicio 10 minutos al día y semanalmente ve aumentando 2 minutos, hasta llegar al menos a 30.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *